La Maleta Roja…

by

Queridos escritores al Negro:

Hoy quiero contaros un caso acaecido hace poco con La Maleta Roja. Aclaro: no es una peli de esas de espías del Kremlin de la extinta Unión Soviética; se trata de una empresa de productos eróticos. Como el Avón, pero sexual.

Hace un mes mi señora parienta (que os manda recuerdos) acudió a una despedida de soltera. ¿En qué clase de despedida de soltera no hay barras de labios con formas fálicas, geles, consoladores y otros artefactos eróticos? Aunque sea de cachondeo… Pues eso, que había que montar una reunión de esas de “¿eso qué CARAJO es?”.

¿Quién mejor para un tappersex (que así se llaman estos eventos) que “La Maleta Roja”, profesionales donde los haya? Pues nada, allá que llamaron al Teléfono Rojo (que tampoco era el de George Bush) y concertaron una cita.
La verdad es que esperaban otra cosa. Espero que esto no lo lea la novia, porque le puede dar un disgusto a toro pasado. Para que os hagáis una idea:
1º) Nada de lencería, con lo que pega eso en la noche de bodas…
2º) Geles para jugar y eso. Está muy bien, no digo que no, pero deberían advertir antes de probarlos que no deben usarlo personas alérgicas…
3º) Hay que pagar 10 euros por persona, con regalo seguro, pero hay algunas (un mes más tarde) que no han recibido absolutamente nada. Y eso que comprar, compraron.
4º) Los tarros de geles (unos cacharritos con tapa de rosca) estaban casi terminados. Me pregunto yo: ¿eso quiere decir que en reuniones anteriores han ido metiendo los deditos Dios y su padre? La mar de higiénico…
5º) La novia ha vuelto del viaje y todavía no ha recibido los productos. Es verdad que en agosto está todo cerrado, pero el retraso, cuando menos, se advierte “antes de que salga el grano”.
Pues nada, un desastre. Pero ahí el circo no había hecho más que empezar.
Resulta que la hermana de la novia ha preguntado en una red social a “La Maleta Roja” si era normal cobrar 10 euros y que los productos tardasen tanto. Sorpresa la suya cuando la llama por teléfono la comercial y le dice que se olviden de volver a hacer una reunión, que menudo número le han montado, que son clientes problemáticas y que se han metido con su físico. El comentario en cuestión (por favor, léase entero) es: “Sabeis una cosa que le pesa el culete. No va a la misma velocidad.que tu y que yo”.
Estimada señorita, como en esta familia gastamos mucho respeto y mucha educación, te voy a hacer unas indicaciones de la forma más constructiva posible, y como si me las hiciese a mí mismo. Y por cierto, es gratis.
1º) Cada cliente es tu mejor cliente. No debes tratar a uno mal o con desgana porque no te vaya a comprar nada o porque te compre menos que otro; nadie sabe si mañana va a comprarte toda la fábrica (ese mismo cliente o algún amigo a quien le recomiende tus servicios).
2º) Si no ofreces al cliente lo que le interesa, pierde el interés. Si pierde el interés, no compra. Si no compra, estás perdiendo el tiempo.
3º) Si le prometes un regalo (para antes del 6 de septiembre), haz lo imposible por que lo tenga, y si no puedes conseguírselo explícale por qué. De otro modo se sentirá engañado.
4º) Cada cliente es tu mejor cliente (otra vez). Llena los tarritos y la gente pensará que les ofreces lo mejor. Es tan erótico meter el dedo para estrenar el tarro…
5º) Nunca te enfades con un cliente. Si tú te enfadas con un cliente que ya está enfadado, eso no tiene arreglo. Es malo perder un cliente, pero perder a todos sus contactos (a causa de la mala publicidad) es una tragedia. Si está enfadado porque tiene un problema, haz lo que puedas por solucionárselo. Si está enfadado porque sí, entonces no es tu problema sino el suyo.
6º) Expresiones como “te pesa el culo”, “mueve el culo” o “levanta el culo” se refieren a la actitud, no al físico (sobre todo cuando van acompañadas de “no va a la misma velocidad que tú y que yo”. Insisto: si el cliente tiene un problema debes solucionarlo, no dejarlo ir y luego ofenderte tergiversando las cosas.
7º) Procura no boicotear (cerrar las puertas) a ningún cliente. Una persona conoce a otras cien a las que también cerrarás las puertas.
8º) Defiende “con tu vida” la imagen de la empresa. Si llamas a un cliente para mostrarle enojo, boicotearlo y decirle que es “problemático” como ninguno, después de prestarle (a su juicio) un mal servicio, no estás quedando tú mal, quien queda mal es la empresa. Si va a resultar que un Rólex de imitación es mejor que uno auténtico, los días de la marca están contados.
9º) Sondea al cliente, pregúntale qué le gusta, prepara las reuniones. Si no lo haces, la aventura está asegurada… el final feliz, no tanto.
En fin, yo no gasto de estas cosas, pero la próxima vez que surja algo de esto voy a llamar a una amiga mía que tiene un sex shop. Con la que está cayendo seguro que le alegro el día. Por cierto, desde aquí os deseo a todos una feliz, completa y sobre todo acompañada vida sexual.
Un abrazo.

Etiquetas: , , , , ,

3 comentarios to “La Maleta Roja…”

  1. RAXERT Says:

    MAL NEGOCIO…

  2. Desmerece Says:

    puufff ke fatigaa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: